Our Recent Posts

Archive

Tags

No tags yet.

TERRA NULLIUS, MAR CARIBE

Existe, en un mar con arrecifes de coral azul-aguamarina, un pueblo, mestizo de sangre y de cultura, este espacio creado por el tiempo es contenido por un prolongado litoral que abraza más de mil islas.


Es este el mismo espacio que un almirante errante creyó era el paraíso, y a fe que no se equivocó. Bajo un radiante cielo de arreboles, halló este mar cautivador, de belleza incomparable y de fuerza incontrolable, "después de la tormenta siempre trae la calma" con un clima saludable suavizado por las brisas y vientos que corren en el trópico.


Es habitual de la gente de esté pueblo, estar contentos, como si todo fuera color de rosa, sonríen casi siempre, su vida es muy sencilla, en medio de una naturaleza generosa que ha dejado huella en su carácter.


Cantar, reír, bailar son verbos que se conjugan en estos lares, ritmos y cadencias se ven y se oyen por doquier, hacen parte al igual que su tradición oral, su idiosincrasia, hilo conductor de su memoria e identidad.


El sentido del humor, es una constante en sus vidas, a flor de piel está el apunte divertido, el reírse de sí mismos, lo aburrido allí no tiene cabida, coloquiales son los dichos, dimes y diretes.


Por todo lo anterior, otras gentes (viajeros, turistas y migrantes), visitan este mar con arrecifes de coral azul-aguamarina para compartir su peculiar forma de vida, asimilar sus espacios creados por el tiempo, contemplar sus infinitos horizontes, broncear su piel como rito de iniciación.


El mar, protagonista de historias, mitos y leyendas de piratas, invasores, esclavitud, explotación, despojo, saqueos y holocaustos, paso obligado de comerciantes, contrabandistas, traficantes y viajeros de constantes operaciones y maniobras militares, paso de transatlánticos, cruceros, navíos, veleros, contenedores y contaminadores.


Región geoestratégica, botín de guerra de potencias extranjeras, en detrimento y menoscabo del libre curso democrático de sus pueblos cuyo destino impuesto desde ultramar ha llevado a la fragmentación de la región al imponer fronteras y banderas.


Estos pueblos mestizos de sangre y de cultura, cordiales, amistosos, soportan en pleno tercer milenio, estructuras políticas económicas y culturales neocoloniales.


Un único recurso tiene el nombre de una de las últimas goletas insignias de este mar, spirit of persistence, que lo circunnavegó arrecife por arrecife. Navegar, navegar y navegar, para poder llegar, sin importar los vientos y borrascas, más allá del tiempo, en este espacio se ve un horizonte, un tablón al cual asirse, para poder llegar, entonces será un nuevo amanecer en su prolongado litoral y su archipiélago de mil islas, de arrecifes de coral y azul-aguamarina.


Copyright ©2018-2020 Alberto Aguilar Bernal. All rights reserved.
Disclaimer: The author of the art pieces and writings published on this website is Alberto Aguilar Bernal